8 tipos de gente tóxica, no seas uno de ellos

Tipos de gente toxica tiempodeinvertir.com

Gente Tóxica

Cuando empecé a leer el libro Gente Tóxica de Bernardo Stamateas esperaba encontrarme con fórmulas para lidiar con este tipo de personas. Personas que no dejan nada bueno en nuestra vida, que solo nos causan problemas y que roban nuestra energía y concentración.  

Y aunque el libro sí da algunos consejos lo que yo encontré fue algo diferente. Me hizo pensar en qué aspectos de mi vida eran tóxicos y si yo de alguna manera era visto por otras personas como alguien tóxico.

También descubrí que la única solución es interna. Únicamente soy responsable y tengo el control de mi vida y de nadie más.  No puedo esperar que los demás cambien.  

Me di cuenta que lo que debía buscar en primer lugar era crecer y madurar lo suficiente para no ser una persona tóxica. Y después aprender a convivir con este tipo de personas tóxicas sin que mi vida se viera afectada.

En este artículo hablaré de algunos tipos de personas tóxicas. Cada tipo es una característica negativa de nuestro ser que con autoconocimiento, conciencia y trabajo podemos eliminar de nuestra vida.

Si te interesa mejorar tu forma de ser también te puede interesar el artículo “8 características de las personas libres de zonas erróneas” basado en el libro “Tus zonas erróneas” el cual recomiendo ampliamente.

Tipos de gente tóxica

Estos son algunos tipos de gente tóxica que se mencionan en el libro, pero no es un resumen del libro. Si te interesa saber más y las técnicas que propone el autor entonces te recomiendo el libro.  

El meteculpas

La culpa es uno de los sentimientos más negativo e inútiles que un ser humano puede sentir. Inútil porque no resuelve nada y nos paraliza. Vivir con culpa es vivir en el pasado.

En nuestro día a día es normal que nos crucemos con personas tóxicas que tratan de manipularnos a través de la culpa. Los escucharas decir cosas como estas: “Por tu culpa llegare tarde.”, “Reaccioné así porque tú me dijiste eso”, “Esperaba más de ti.”, ”¿Acaso no me quieres?”, “Deberías sentirte arrepentido”.

Pero el principal responsable que hace que sintamos culpa somos nosotros mismos. Constantemente nos estamos autoreprochando sobre el pasado. Diciéndonos cosas como: “Debí haber hecho esto”, “No debí decir aquello”, “Por que no compre algo mejor”.

Debemos cambiar nuestra manera de pensar, darnos cuenta que nuestros errores son lecciones valiosas por las que debemos pasar antes de conseguir el éxito. El día que nosotros mismos dejemos de culparnos sera el día en que dejemos de darle importancia a las personas tóxicas que tratan de culparnos de sus problemas.

El envidioso

De todas los tipos de gente tóxica este puede ser el más peligroso. Podrá hacerse pasar por tu amigo y por una persona normal pero su envidia puede ser tanta que lo lleve a actuar a tus espaldas buscando dañarte o quitarte lo que tienes.

Una persona envidiosa nunca podrá ser feliz ni estar satisfecho. Constantemente se sentirá miserable por anhelar lo que los otros tienen. Es incapaz de ver lo maravillosa que es la vida y todo lo positivo que tiene. Internamente tiene una gran carencia y muy bajo autoestima.

Por eso es mejor alejarse de ese tipo de personas tóxicas. Pero y si somos nosotros los que sentimos envidia, ¿cómo superar este problema?

No hay respuestas sencillas. Empieza con un ejercicio de autoreflexión. Pregúntate si de verdad necesitas eso que tanto deseas. También puedes hacer una lista de todas las cosas, personas y experiencias buenas que hay en tu vida.

El descalificador

Este tipo de personas tóxicas tiene una visión negativa, únicamente puede ver los defectos. Aunque generalmente solo ve los defectos en los demás y nunca en sí mismo. Te critican por actuar pero si no actúas te juzgan por no hacerlo.

Podrán hacerse pasar por tus amigos, pero en el momento que menos te lo esperen dejaran escapar un comentario, que podría parecer inocente, pero que te afectara y te hará sentir menos. Siempre magnificaron tus errores y reducirá tus éxitos.

Internamente lo que hacen es proyectar sus propios temores y frustraciones que no les permiten crecer ni desarrollar sus sueños. Son personas tóxicas que se han quedado estancadas.

Lo mejor que puedes hacer es no engancharse ni seguir su juego. Déjalo que diga lo que quiera y  tu simplemente ignóralo. Cuando se de cuenta que no nos daña se irá a buscar a otra persona a quien dañar.

El agresivo

 

Para mi hay que tener mucho cuidado con este tipo de gente tóxica porque nos puede contagiar su mal humor y arruinarnos un día perfecto.

Su objetivo principal es intimidarte. Son personas tóxicas que siempre han utilizado la agresión para conseguir lo que quiere.  Simplemente no conocen otra manera de hacerlo.

Pero también puede buscar robar tu concentración, transmitir ese odio acumulado y aprovecharlo a su favor.  Es probable que algunas veces te preguntes ¿Qué fue lo que hice? Pero tu no eres responsable de ese comportamiento y no debes sentirte mal.

Evitar el choque y el conflicto debe de ser nuestra primer meta. Si te agreden continua como si nada hubiera pasado. Incluso puedes responder algo absurdo y disfrutar viendo la reacción de la otra persona. De esta manera te impondrán sobre el, si necesidad de caer en su mismo juego.

El falso

No todo lo que brilla es oro.

Son personas que prefieren esconderse. Probablemente no se sienten lo suficientemente a gustos con lo que son en realidad. Y al ocultar su verdadero yo encuentran la seguridad que necesitan.

Utilizan máscaras para vivir su vida. Tratan de aparentar que son seguros, expertos en un tema, confiables, trabajadores, etc. En pocas palabras perfectos. Pero cuando la situación se ponga tensa es cuando verás salir su verdadero ser ya que no podrán mantener la farsa.

El problema con usar máscaras es que evades la realidad y al hacerlo no te das la oportunidad de crecer y ser mejor. La única manera de superar tus temores y ser la persona que te gustaría ser es siendo honesto contigo mismo.

El mediocre

Todos conocemos o tenemos un compañero de trabajo que encaja en este tipo de gente tóxica.

Son esas personas que nunca se esfuerzan por hacer las cosas bien. Que siempre están tratando de sacar la vuelta al trabajo.

Para mí son personas tóxicas que se han quedado estancadas. Que les hace falta la motivación necesaria para buscar ser mejores.  Por cierto, esta motivación debería ser interna, no externa.

Preguntate qué te motiva, qué le hace falta a tu vida para que todos los días te levantes deseoso de conquistar el mundo.

El chismoso

La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas y la gente mediocre habla de gente.

El chismoso trata de ser amigo de todo mundo, así consigue tener más fuentes  de chismes. Es como un negociante que te da un chisme a cambio de otro. Solo que un día habla mal de otra persona y el siguiente habla mal de ti a tus espaldas.

El problema de los chismes es que conforme pasa de boca en boca el chisme pierde detalles, algunos sucesos se acentúan y se modifica para hacerlo parecer más real. Al final lo que escuchamos o contamos no tiene nada que ver con la realidad.

La mejor manera de librarse de los chismosos es no ser un chismoso. Si no les das nada de qué hablar pronto se alejaran por encontrarte aburrido.

El quejoso

No hay nada que me canse más que escuchar a alguien quejándose constantemente. Es ese tipo de personas que solo pueden ver lo malo de las cosas. No puedo ni siquiera imaginarme como debe ser vivir en sus zapatos.  ¿Cómo verán al mundo?  ¿Gris?

¿Qué otros tipos de gente tóxica conoces? Y ¿Cómo lidias con ella?

Si te ha gustado y lo encuentras útil síguenos y comparte. También puedes dejarnos un comentario, nos encantaría escuchar tu opinión.

The following two tabs change content below.

Oscar Treviño

He hecho el compromiso conmigo mismo de aprovechar mi tiempo de vida al máximo y de aprender a crear ingresos pasivos.

Si deseas saber más sobre mí aquí lo puedes hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *